Creative Commons. Con la tecnología de Blogger.

3ªPARTE Y DE REPENTE, LOLITA

Pasar el embarque de un vuelo corto, a una ciudad de provincias, en una compañía pequeña, después de no haber dormido durante toda la noche, podría ser previsiblemente tranquilo e incluso rutinario, pero como esa no era la tónica de mi viaje... sucedieron cosas del tipo:

  • le voy a poner otra etiqueta a su maleta de mano, ya que en la puerta del avión se la tiene que dejar al personal de tierra.
  • dejarnos esperando durante 20 minutos en la bañera que nos lleva al avión, porque supuestamente había contado en las tarjetas de embarque a dos personas que no aparecieron nunca.
  • cuando, por fin nos llevan al avión, empezamos a subir las escalinatas y nos dicen que vamos a otra ciudad diferente a la nuestra, regresamos a la bañera y nos dicen que el chófer se había confundido.
  • llegamos a nuestro avión, subimos, despegamos.... todo normal... como debía ser... o no....

Después de todo ese tira y afloja de despropósitos, pude recoger esta instantánea tan bonita del amanecer del nuevo día, antes de dar unas cabezadas en el trayecto.
Amanecer 

El aeropuerto ya lo conocía y mi siguiente misión era conseguir la guagua o autobús que me llevara a mi siguiente destino. Al salir a su lugar de recogida, veo que la próxima tiene prevista su salida una hora y media después; así que me dispongo a disfrutar de un desayuno.


En ese momento, había una señora mayor que también buscaba la salida del mismo autobús, compartimos información y como decidió esperar al siguiente, concretamos irnos al baño y a desayunar juntas, ella es Lolita.  ¡¡Qué personaje más maravilloso fue Lolita!!

Lolita es una señora jubilada, viuda, que vivía sola en Canadá y que pasabas sus vacaciones en Torrevieja todos los años. Tiene una hija con su nieta, pero que vivían lejos de su casa.  Hablaba un spanglish muy curioso, porque no eras consciente de que te hablaba en inglés hasta que te parabas a entender la frase.
Todo los miedos del viajar sola como mujer, se me ponían delante en la representación de Lolita.
¡Lástima que no tengo ninguna foto de ella! 
El tiempo pasó volando, parecíamos conocidas de siempre, hablamos del estado, de los políticos ladrones, de la crisis, de sus estudios, de la emigración, del porque se compró una casa en Torrevieja y vendió el de Salou, del porque no volvía a España y soportaba los inviernos de Canadá, etc.,.
Lolita subió conmigo al autobús y me guardó un sitio en lo que yo guardaba la maleta; ella me contaba cosas locales en el trayecto y desvió su regreso a su casa hasta que me dejó delante de la puerta de mi hotel.

Lolita fue ese cicerone ángel de la guarda que se llevó mis miedos y desapareció como una estrella fugaz.

Por fin, en el hotel... 11 de la mañana, sin dormir, con ganas de una buena ducha y un buen descanso.... me dicen en recepción que el checkin se hace a partir de la 1 del mediodía....
uf, uf...


Reto 10/365




0 que me cuentan cosas:

Publicar un comentario

Encantada de que me cuentes cosas....