Creative Commons. Con la tecnología de Blogger.

¡¡NECESITO UNA FAJA!!

Pues sí, señoras y señores, de vez en cuando, una se mira al espejo y se dice: "Necesito una faja".

Esa prenda que siempre hemos relacionado con nuestras abuelas o con las mujeres mayores, pero hay ocasiones en las que el tipo de vestido quedaría mucho mejor con una buena ropa interior tipo faja para que moldee más la figura.

Una de las primeras veces que la use fue en cada uno de mis embarazos, para ayudar a que las caderas volvieran a su sitio y que toda la zona se mantenga fortalecida.

Después de esos momento, pasó mucho tiempo hasta que volvió la necesidad de esa prenda de nuevo.

Ese primer momento, en que tienes que superar esa sensación de sentirte mayor, ni vieja ni siquiera rellenita para que el vestido quedé bien visualmente, después te das cuenta que sencillamente son tus pudores, tus miedos al "qué dirán si lo supieran" los que bloquean tu mente para no usar dicha prenda.

Después, vas leyendo sobre este tema y te das cuenta que todas las grandes modelos y celebrities llevan este tipo de prendas para ir divinas en cualquier evento e inclusive en su vida diaria, además de ser muy importante en la recuperación post-operatoria de algunas intervenciones quirúrgicas.

Hay diversos tipos de fajas en función de la zona a disimular y el vestuario a llevar: para el abdomen, las piernas, los glúteos o fajas de medio cuerpo.

Te voy a dar algunas pautas sobre las ventajas e inconvenientes de llevar faja:

VENTAJAS
Moldea la figura o la realza.
Ayuda a cicatrizar las heridas y a bajar las inflamaciones de intervenciones quirúrgicas.

DESVENTAJAS
Comprime algunos órganos.
Dolor de piernas, ante la posibilidad de comprimir las venas.
Debilita los músculos.
Algún tipo de infecciones por acumulación de calor y la humedad.
Al no comprar la talla adecuada puede ser doloroso.


¿Has llevado alguna prenda de este tipo? ¿Qué piensas de ellas?


0 que me cuentan cosas:

Publicar un comentario

Encantada de que me cuentes cosas....